Reciente aprobación de baricitinib en alopecia areata

Lugones Editorial

Updated on:

baricitinib en alopecia areata

Si bien agrega una opción terapéutica efectiva y bien tolerada para los pacientes, se requiere elaborar un algoritmo terapéutico, además de desarrollar estudios de costo-eficacia dado su elevado precio

Sello Editorial Lugones©

La alopecia areata (AA) es una enfermedad autoinmune frecuente, que puede afectar significativamente la calidad de vida y ocasionar altas tasas de depresión y ansiedad. El abordaje terapéutico estándar incluye: glucocorticoides por diversas vías de administración, inmunosupresores e inmunoterapia de contacto, con respuestas muy variables. En su fisiopatología están implicados los linfocitos T CD8+, el interferón gamma, la interleucina 15 y la vía de señalización de Janus quinasa (JAK), una familia de proteínas tirosina quinasa que median la transmisión de señales y modulan la expresión génica a través de su ligando intracelular, STAT1.

La Food and Drug Administration y el Comité de medicamentos de uso humano europeo han aprobado recientemente un nuevo fármaco de administración oral para la AA grave: baricitinib, inhibidor reversible de JAK1 y JAK2. Dichas decisiones están apoyadas por los resultados de 2 ensayos clínicos aleatorizados (ECA) fase III: BRAVE-AA1 y BRAVE-AA2, que reclutaron 1.200 pacientes con AA grave, definida como una puntuación en la escala Severity of Alopecia Tool (SALT) ≥50. Se evaluó el porcentaje de individuos que alcanzaron un SALT≤20 a las 36 semanas. Se alcanzó esa puntuación en el 38,8% y 35,9% con baricitinib 4 mg, 22,8% y 19,4% con baricitinib 2 mg y 6,2% y 3,3% con placebo (BRAVE-AA1 y BRAVE-AA2, respectivamente). Con baricitinib 4 mg un 22,9-23,8% de los pacientes logró una respuesta completa o casi completa (SALT90). Los eventos adversos únicamente requirieron la suspensión de baricitinib 2 mg en 3 y 4 pacientes, y de baricitinib 4 mg en 5 y 6 pacientes (BRAVE-AA1 y BRAVE-AA2, respectivamente). Dichos eventos incluyeron, según dosis y series, acné (4,7-5,8%), aumento sérico de creatina quinasa (1,6-5,7%) y de lipoproteína de baja densidad (20,5-30,3%), infecciones urinarias (1,1-7,7%) o citopenias. Los resultados de seguridad y eficacia son similares a los del ECA fase ii BRAVE-AA1. No se dispone de datos de seguridad a largo plazo en AA, pero en artritis reumatoide un estudio con una mediana de seguimiento de 4,6 años observó riesgos relativos para infección grave y herpes zoster de 2,6 y 3,0, respectivamente, sin mayor incidencia de neoplasias o eventos cardiovasculares graves.

Tabla: Comparación de los resultados de eficacia de los ensayos clínicos aleatorizados de baricitinib en alopecia areata

Se encuentran en estudio otros inhibidores de JAK (JAKi) como tofacitinib y ruxolitinib. Aunque no se dispone de comparaciones frente a frente entre los diferentes JAKi orales, un metaanálisis no muestra diferencias significativas en la respuesta al tratamiento, con similar porcentaje de respuesta clínica con tofacitinib (77,3%, 34/44) y ruxolitinib (82,3%, 14/17). La administración tópica es una alternativa con un mejor perfil de seguridad, pero menos eficaz (77,8% de respuestas bajo tratamiento oral vs. 46,4% bajo tratamiento tópico). En todos los JAKi estudiados en AA se observa una importante pérdida de eficacia a las pocas semanas o meses tras su interrupción.

La aprobación de baricitinib añade una opción terapéutica efectiva y bien tolerada para los pacientes con AA grave. Sin embargo, quedan interrogantes como los efectos a largo plazo (infecciones, neoplasias y trombosis, eventos observados con otros JAKi bajo otras indicaciones), la dosis de mantenimiento mínima eficaz y su impacto en la calidad de vida, en el absentismo escolar y laboral. Es necesaria la elaboración de un algoritmo terapéutico para AA que integre baricitinib, y el desarrollo de estudios de coste-eficacia, dado su elevado precio.

Fuente:

Corbella-Bagota L, Luque-Luna M, Morgado-Carrasco D. Recent approval of baricitinib for alopecia areata: safety and efficacy data. Actas Dermosifiliogr 2023;114:T718-T719. doi: 10.1016/j.ad.2022.10.051

Acceda al artículo completo