Epidemia de la obesidad

Lugones Editorial

Updated on:

La dieta juega un rol fundamental en la génesis de la obesidad porque ciertos alimentos producen cambios químicos y metabólicos que conducen a un incremento de los depósitos grasos

Por la Lic. María Fernanda Cristoforetti, Editora de Lugones Editorial, Ciudad de Buenos Aires, Argentina

Ser obeso y tener sobrepeso no es lo mismo. Una persona puede tener sobrepeso y no ser obesa porque en realidad la obesidad refiere a una importante cantidad de grasa excedente en el cuerpo y no solo a algunos kilos. Desde la Sociedad Argentina de Obesidad y Trastornos Alimentarios (SAOTA), afirman que la obesidad actualmente es una enfermedad mundial porque el número de personas afectadas crece de forma alarmante. Incluso no respeta nivel sociocultural, género ni grupo etario.

La actividad física es una excelente intervención dado que mejora notoriamente los parámetros cardiometabólicos 

Cuestión de peso

La obesidad se define como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede resultar perjudicial para la salud. Para calcularla se utiliza el índice de masa corporal (IMC) que relaciona el peso con la altura. Se obtiene al dividir el peso del individuo en kilos por el cuadrado de su talla en metros (kg/m2); si el resultado es mayor a 25 tiene sobrepeso y si es mayor a 30, obesidad. Si bien en términos generales las mujeres constituyen el grupo más afectado, recientemente se ha observado un incremento en la prevalencia de niños y adolescentes.

Entre sus desencadenantes, la sobrealimentación sería una de las causas principales. Una persona tendría obesidad porque los mecanismos que regulan el depósito graso están dirigidos hacia una expansión de los mismos y esto se asocia también a un incremento de la ingesta alimentaria y a una disminución del gasto energético. 

Por lo tanto, la alimentación juega un rol fundamental en la génesis de la obesidad debido a que ciertos alimentos producen cambios químicos y metabólicos que conducen al incremento de los depósitos grasos y en consecuencia a la sobrealimentación. Estos alimentos son fundamentalmente aquellos producidos y procesados por la industria alimentaria, especialmente las harinas, azúcares y aceites vegetales.

Un serio problema de salud

La obesidad se asocia a enfermedades metabólicas como diabetes, alteraciones en el metabolismo de los lípidos (dislipemia) o hipertensión arterial. Asimismo, predispone a enfermedades cardiovasculares como infarto de miocardio y accidente cerebrovascular. Incluso es un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades osteoarticulares y alteraciones que se producen durante el sueño como el síndrome de apnea del sueño.

Es importante que el paciente, durante su tratamiento, priorice la calidad alimentaria por sobre la cantidad

Modificar hábitos

En primer lugar, el paciente con obesidad debe aceptar su enfermedad y consultar con un profesional capacitado para tratarla. Deberá evitar aquellas soluciones mágicas o tratamientos sin aval científico. El consejo es modificar los hábitos alimentarios inadecuados que generan, además de obesidad, diabetes o hipertensión arterial, entre otras patologías. Por lo tanto, la nueva dieta deberá incluir una mayor cantidad de alimentos naturales en desmedro de aquellos procesados por la industria alimentaria.

La actividad física es una excelente intervención dado que mejora notoriamente los parámetros cardiometabólicos que pueden estar afectados en el paciente con obesidad. 

Es importante que el paciente, durante su tratamiento, priorice la calidad alimentaria por sobre la cantidad. Las dietas que se basan solo en la reducción de la porción o en la cuantificación de las calorías, indefectiblemente fracasan si no se considera también la calidad de los alimentos que la componen.

Fuente:

Sociedad Argentina de Obesidad y Trastornos Alimentarios.

Autora: Lic. María Fernanda Cristoforetti. Derechos de reproducción: Sello Editorial Lugones®, Editorial Biotecnológica S.R.L. Se prohíbe la reproducción total o parcial de este artículo sin las autorizaciones de la autora y de la editorial. Obra registrada en la Dirección Nacional del Derecho de Autor, Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la República Argentina. Ciudad de Buenos Aires, Argentina.