Claves para prevenir un ACV

Controlar los factores de riesgo y adoptar hábitos saludables son acciones fundamentales para evitar un ataque cerebrovascular

El ataque cerebrovascular (ACV) puede presentarse de diversas formas. A veces un síntoma puede estar enmascarado y se cree que sólo se trata de un dolor muscular porque se adormece un brazo, una mano o una pierna; incluso en ciertas ocasiones algunos de estos miembros no responden con el movimiento apropiado. En pocas palabras, el ACV es una afección causada por la súbita pérdida de flujo sanguíneo cerebral o por el sangrado dentro de la cabeza. 

El primer caso se llama isquémico (es el más frecuente, ocurre en el 80% de los casos) y se produce cuando se obstruye una arteria y consecuentemente se origina un ataque cerebral, mientras que el segundo se denomina hemorrágico, cuando una arteria obstruida se rompe y el contenido se distribuye en el tejido cerebral. Cualquiera de ambas situaciones -isquémica o hemorrágica- puede provocar que las neuronas se debiliten o mueran dado que sin oxígeno las células nerviosas no pueden funcionar. Asimismo las partes del cuerpo controladas por las regiones del cerebro afectadas también dejan de hacerlo. 

Factores a tener en cuenta

El principal factor de riesgo para el ACV es la hipertensión arterial, dado que ocho de cada 10 personas que lo sufren son hipertensos. Si se tiene en cuenta que el consumo de sodio eleva la presión arterial, la reducción en la ingesta diaria de sal es una sencilla forma para prevenir esta enfermedad. 

El ataque cerebral isquémico presenta factores de riesgo que no pueden prevenirse como la edad, el sexo masculino, haber sufrido un ataque anteriormente o un familiar que lo padeció, en cambio existen otros que sí pueden prevenirse. Entre los principales, se mencionan:

• Hipertensión arterial.   

• Diabetes.

• Alcoholismo.

• Tabaco.

• Colesterol.

• Sedentarismo.

• Enfermedad cardiovascular.

• Aterosclerosis.

Realizar ejercicio físico diariamente es una de las formas para prevenir un ACV (imágenes Freepik) 

Estar alerta

Es fundamental que el paciente conozca cuáles son las señales que alertan sobre la posibilidad de sufrir un ACV; las principales son: falta de sensación, debilidad o parálisis repentinas en la cara, el brazo o la pierna, especialmente en un lado del cuerpo, confusión súbita y problemas imprevistos para hablar o entender, problemas súbitos para ver con uno o ambos ojos, dificultad para caminar, mareo, vértigo, pérdida del equilibrio o falta de coordinación, dolor de cabeza imprevisto e intenso.

Para el manejo de los factores de riesgo existe la prevención primaria y secundaria. La primera se aplica con el fin de prevenir que ocurra el primer ataque cerebral, en tanto que la secundaria sirve para tomar las medidas necesarias en aquellos pacientes que ya han sufrido un ataque y evitar la aparición de un segundo.

Como política de salud, lo principal es atacar la hipertensión y concientizar a la gente del riesgo que dicha enfermedad puede producir. Es fundamental que el paciente visite al médico para verificar su presión porque ésa es la primera oportunidad para detectar la hipertensión. Luego de detectarla, hay que tratarla y controlarla. Hay casos en los cuales algunos pacientes dejan de tomar los medicamentos porque les baja la presión, pero en realidad, no comprenden que los fármacos no son hipotensores sino antihipertensivos; es decir, disminuyen la presión cuando está alta.

Además se recomienda controlar los niveles de glucemia, tomar estatinas para disminuir los niveles de colesterol, realizar ejercicio, abandonar el cigarrillo y controlar y tratar las enfermedades cardiovasculares. 

Autora: Lic. María Fernanda Cristoforetti. Derechos de reproducción: Sello Editorial Lugones®, Editorial Biotecnológica S.R.L. Se prohíbe la reproducción total o parcial de este artículo sin las autorizaciones de la autora y de la editorial. Obra registrada en la Dirección Nacional del Derecho de Autor, Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la República Argentina. Noviembre de 2020, Ciudad de Buenos Aires, Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *